Servicio de Informacion sobre Discapacidad


Servicio de Información sobre Discapacidad
Logotipo del INICO Logotipo del INICO Logotipo del INICO Logotipo del INICO
Imagen del logo de twitter Imagen del logo de facebook Imagen del logo de Linkedin

“Las propias personas con discapacidad son conscientes de la oportunidad que ofrece el empleo con apoyo”

Nota de prensa (14/12/2018)

Aunque el empleo con apoyo es un sistema que parece estar en auge, según el presidente de la Aese, la norma que lo regula se quedó anticuada ya hace tiempo y es insistente la reclamación de la Aese, y del propio CERMI, para abordar ya este cambio necesario. Una de las medidas propuesta por el sector de la discapacidad de cara a esa nueva norma es que la cuota de contratación obligada sea en empresas con más de 30 trabajadores, en lugar de 50 como la actual.

Alfonso Gutiérrez, presidente de Aese, Asociación Española de Empleo con ApoyoTermina 2018 y la celebración de los 25 años de Aese, ¿cómo han celebrado esta fecha tan especial?

Estamos celebrando el 25 aniversario de Aese con mucho orgullo, somos ya 100 entidades socios, pero sobre todo estamos orgullosos del intangible, de encontrar nuestro sitio dentro del movimiento asociativo y de cómo se entiende ahora el empleo con apoyo. Es un importante reconocimiento a la idea, que al principio parecía un poco loca, cuando decíamos que todas las personas con discapacidad podrían trabajar, pero en función de los apoyos.

Nuestra historia y nuestro trabajo se sustenta sobre tres patas: Las personas con discapacidad tienen derechos y nuestra obligación como entidades está en ayudarles a ejercerlos; el empleo con apoyo es la clave para que puedan ejercer estos derechos y finalmente trabajamos en la generación de oportunidades, una de ellas, el empleo.

¿Cómo es la situación actual del empleo con apoyo?

La metodología del empleo con apoyo está más en auge que nunca, creo que es más por una ventaja competitiva para las entidades. Hemos cumplido 25 años del empleo con apoyo, una metodología que ya entonces hablaba de empleo para personas con especiales dificultades, hablaba de apoyo y de generación de oportunidades, que quizá sean las claves también actuales.

Goza de buena salud porque todo el mundo se ha dado cuenta, sobre todo las propias personas con discapacidad, los más jóvenes, que tienen ya en su ADN incorporado el hecho de que van a tener una oportunidad laboral. Ese es el avance de los últimos 20 años, no solo las entidades creen en esa oportunidad de trabajo, las propias personas con discapacidad lo hacen, son conscientes de esa oportunidad, incluso la desean.

A pesar de esa buena salud que comenta, ¿sigue siendo necesaria una nueva regulación en el empleo con apoyo?

Alfonso Gutiérrez, presidente de Aese, Asociación Española de Empleo con Apoyo, con la Reina LetiziaSí porque los resultados actuales son malos, además, el empleo con apoyo se financia solo en función de resultados, no se puede financiar también la parte previa, de capacitación, que es tan importante para que la persona acceda a un puesto de trabajo. La clave pasa por que los servicios de empleo con apoyo tienen que ser alternativas a los centros ocupacionales. Tenemos que avanzar y no todo el mundo necesita los mismos recursos y cada persona es diferente, por eso hay que articular los apoyos necesarios según los objetivos de cada uno. El futuro de los servicios de empleo pasa por posicionarse como servicios paralelos y alternativos a los centros ocupacionales.

¿Existe esa posibilidad de una nueva regulación?

El problema que tenemos en España es que hay 17 sistemas distintos y cada uno lo trabaja por su cuenta y en función del territorio tienes unas oportunidades u otras. Hay iniciativas muy buenas en algunos sitios, como Madrid, o Castilla-La Mancha, donde desarrollan un sistema muy acertado de servicios de capacitación, o la Comunidad de Murcia, donde trabajan muy bien el real decreto ampliando las posibilidades de financiación. El problema es que vemos cómo se regula cada uno por su lado, teniendo todos las mismas necesidades. El reto en España es que no haya 17 modelos distintos y según los mismos cada uno tenga unas oportunidades.

¿Cuáles serían las exigencias para que la regulación de empleo con apoyo se ajuste a las actuales necesidades?

Intentamos proponer una serie de medidas que en una situación política como la actual, con cierta inestabilidad, son sencillas. Una de las reivindicaciones que el CERMI también ha hecho suya, en las medidas alternativas, que la obligación de contratación en empresas no sea solo para las de más de 50 trabajadores sino a las de 30. Esto aumentaría considerablemente el número de empresas obligadas a contratar y el número de personas con discapacidad contratadas. Además es una medida que no es costosa para la Administración. Uno sobre 50 nos parece muy poco, escaso, sobre todo con el porcentaje de personas con discapacidad que hay en nuestro país, que es del 10%. Otra de las medidas que favorecería el empleo con apoyo es que las subvenciones por la contratación no fueran aparejadas a la forma jurídica que adopta la empresa, ya que es distinta si eres por ejemplo un CEE. Nosotros pensamos que esa ayuda debe ser en función de la persona, que sea la persona la que elija dónde trabajar, ya sea una empresa normalizada o un CEE. Eso haría que las empresas que contratan muchas personas no se vean obligadas a crear CEE, y sobre todo CEE con ánimo de lucro, sino que puedan incorporar en plantilla a las personas con discapacidad sin necesidad de crear una estructura distinta y paralela.

¿Cuáles son las directrices de la Convención de la ONU sobre Discapacidad en el tema del empleo?

La Convención es muy clara en su artículo 27 pues habla de la incorporación al mercado laboral en entornos ordinarios y abiertos, o sea que apuesta por el empleo con apoyo, por el empleo en la empresa ordinaria. Hay que trabajar en esa línea y estamos viendo que si no trabajas así, incluso te vas a quedar fuera de la financiación porque es lo que establece la ley. El dinero de Europa viene en función de lo que dice la Convención y la Convención habla de empleo ordinario y de educación inclusiva y va a llegar un momento en que si no trabajas así, ese dinero europeo no te lo van a dar.

¿Qué esperanzas tenéis de que se aborde esa nueva regulación estatal en empleo con apoyo en un futuro próximo?

No parece que vaya a ser pronto, pero sería un buen momento porque, insisto, las propias personas con discapacidad tienen ya conciencia sobre esa oportunidad de empleo y son ellas las que están exigiendo el cambio en las propias instituciones y entidades de la discapacidad, que se están adaptando a esa nueva demanda. Creo que en breve todas las entidades van a tener servicios de empleo y los chavales van a trabajar de otra forma y eso dará fuerza para que se vea la necesidad de la nueva regulación de los servicios de empleo con apoyo, pero sobre todo, la clave para que se trabaje bien es que sea con una financiación estable, que no dependa de programas puntuales.

Pero sí creo que la gente se ha dado cuenta además de que el empleo es para todas las personas con discapacidad y que se adaptan los puestos y las oportunidades de trabajo para todas las personas con discapacidad.

Notas:

Entrevista de Blanca Abella

© 1999-2020, Servicio de Información sobre Discapacidad
Universidad de Salamanca - Instituto Universitario de Integración en la Comunidad ]
La información que se ofrece en estas páginas está sujeta a una cláusula de exención de responsabilidad
Política de Privacidad y Protección de Datos ]