Servicio de Informacion sobre Discapacidad


Servicio de Información sobre Discapacidad
Logotipo del INICO Logotipo del INICO Logotipo del INICO Logotipo del INICO

Estamos mejorando y transformando el SID, GRACIAS por seguir con nosotros

Imagen del logo de twitter Imagen del logo de facebook Imagen del logo de Linkedin

Prejuicios alimentan en Paraguay la discriminación y el racismo

EFE (12/07/2003)

Las concepciones conservadoras de una sociedad poco dada al cambio e instalada en los prejuicios y en las valoraciones desde el desconocimiento han favorecido la sistemática discriminación social, racial y de género en Paraguay, según un informe dado a conocer aquí.

Algunas prácticas xenófobas, la marginación de los homosexuales y la discriminación por razones de género y a los discapacitados están fuertemente ligadas en los valores de ciertos sectores sociales paraguayos, según datos difundidos por la oficina local del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFP).

El informe, elaborado por sociólogos, antropólogos y expertos en ciencias políticas, destaca que pese al avance en leyes que garantizan la igualdad y la equidad de genero, la discriminación "persiste en sus distintas manifestaciones".

El racismo se expresa "contra quienes podrían sustituirles o empiezan a penetrar los espacios que empiezan a perder", según la politóloga Lilian Soto, una de las autoras del estudio, al citar como ejemplo lo que ocurre con la comunidad coreana instalada desde hace décadas en el país.

La categoría de racismo aplicable hacia los inmigrantes latinos en Estados Unidos, afirma Soto, pueden ser asimiladas a "la discriminación y al desprecio del que son objeto las comunidades coreanas dedicadas a las actividades comerciales" en Paraguay. Añade que "ese racismo se funda en la necesidad y el deseo de participación en la vida económica, obstaculizados por los frenos a dicha participación que el mismo sistema impone a ciertos grupos, los cuales reaccionan contra quienes les desplazan".

Soto considera que los medios de comunicación también contribuyen de forma sutil a la exacerbación segregacionista con expresiones como "merienda de negros" o alusiones peyorativas a comunidades indígenas.

Los pueblos indígenas son víctimas también de la marginación porque el idioma autóctono de Paraguay, el guaraní, según el antropólogo Bartomeú Meliá, "es colocado detrás del español, pero éste a su vez viene detrás del inglés".

"Los sucesivos procesos de globalización que se han dado en América Latina han tendido hacia sustituciones, de las cuales la lingüística es la más atrevida y una de las complejas", subraya Meliá, para quien el guaraní "es motivo de vergüenza por el campesinado pobre".

En relación a la discriminación de género, el estudio del Fondo de Población de las Naciones Unidas rescata las numerosas formas de menosprecio hacia las mujeres, a pesar de la igualdad de derecho reconocida en la Constitución y en otras normas.

En ese sentido, explica que el seguro social permite a los trabajadores varones "extender los beneficios a sus esposas o concubinas, pero no sucede lo mismo" con las mujeres que trabajan. De la marginación también son víctimas "los gays, lesbianas, bisexuales y transgénero", y aunque en Paraguay no se penaliza la homosexualidad como en otras naciones del mundo "existen leyes de contenido discriminatorio", añade el informe.

"El control social actúa de forma muy sutil, pero con resultados efectivos para descubrir quién está fuera de la norma heterosexual", según Rosa Posa, asesora en género del Programa de Naciones Unidas (PNUD) y Verónica Villalba, investigadora del Centro de Documentación y Estudios.

A una reunión social "si no vas con alguien del sexo opuesto, puede quedar la sospecha ante el público", señalan, al hacer alusión a los apelativos peyorativos para los homosexuales o lesbianas. "Difícilmente en el imaginario colectivo se puede concebir a las mujeres con vida sexual independiente a la masculina", acotan.

El estudio también abarca un fenómeno muy extendido en el campo político, en el que el Partido Colorado, en el poder desde 1947, ha impuesto lo que el sociólogo Nicolás Morínigo llama "orekueté", una construcción guaraní del pronombre "nosotros", pero de forma excluyente.

"La manipulación opera en base a una ideología del "orekueté", en el sentido de convocar a los correligionarios explotando el sentido de una fuerte comunidad afectiva, de ser parte de un partido que se vincula a la gente", señaló.


© 1999-2018, Servicio de Información sobre Discapacidad
Universidad de Salamanca - Instituto Universitario de Integración en la Comunidad ]
La información que se ofrece en estas páginas está sujeta a una cláusula de exención de responsabilidad
Política de Privacidad y Protección de Datos ]